La Primera vez que votó la mujer en Sudamérica

El Plebiscito de Cerro Chato nos singularizó en América por cuanto , más allá de la motivación y el propósito que movilizó a sus promotores , se pusieron en juego los mecanismos institucionales en función a las más caras tradiciones del país , dando los ciudadanos una auténtica lección de mutua tolerancia , de real y profunda voluntad de convivencia . Pero además , tuvo especial significación , ya que el derecho del voto femenino fue ejercido en dicha distancia , por primera vez  en Uruguay y en Sudamérica . Aquellos vecinos nos dejaron un ejemplo . Que el pasado se ponga a favor del futuro .

El 3 de julio se cumplirán 85 años de la realización de un plebiscito en la localidad de Cerro Chato ,mediante el cuál se aspiraba conocer la opinión popular sobre el porcentaje de vecinos , que quería anexar dicha localidad en su totalidad al departamento de Durazno , culminando así una extensa y azarosa campaña electoral donde las mujeres de Durazno y Treinta y Tres se vieron duramente enfrentadas . Como dato significativo fue en esta instancia electoral donde por primera vez votó la mujer en Sudamérica . Cerro Chato se encuentra ubicado en la 13 ª sección de Durazno , y en la zona se dan la mano Florida , Treinta y Tres y Durazno . Se trata de una particular situación que determina que en un pequeño territorio , los servicios se repitan .                            Funcionan tres seccionales policiales , tres Juzgados y tres Juntas Locales , cada una con competencia sobre el área que le corresponde del pueblo . Es normal que se planteen algunos inconvenientes , por cuanto una calle comienza en Durazno , cruza por la zona de Treinta y Tres , pasa por Florida , bien pudiendo terminar en el departamento donde se inició . La zona de Durazno tiene una ventaja por cuanto se encuentra el hospital que tiene carácter regional y cuya construcción resultó de la generosidad de don Francisco Crossa y su funcionamiento en su momento ejemplo del país , de la mano del recordado doctor Ceibal Artigas .

Donde nace el «Yí»

En la localidad de Cerro Chato nace tímidamente el río Yí en una pequeña cañada ubicada en un monte de eucaliptos para luego comenzar su extensa carrera de 217 kilómetros hasta llegar al río Negro . Precisamente el Yí tiene características muy particulares por sus playas y sus montes naturales y por la fiereza de sus crecidas . Todos estos elementos despertaron un especial embrujo en el curioso viajero e investigador Guillermo Enrique Hudson quien cita al Yí en su conocida publicación «La Tierra Purpúrea».               Cerro Chato descansa sobre la Cuchilla Grande donde se une con la del Comercio.                          Fue atalaya para los viajeros del Albardón desde mediados del siglo XIX y escribe los trazos iniciales de su historia entre troperos , postillones , diligencias y caudillos . Alberga una riquísima historia por cuanto por allí cruzaba el camino que formaron los jesuitas y los indios misioneros sobre fines del siglo XVII , en sus marchas hacia las denominadas «Vaquerías del Mar» . Dice la historia que la zona era famosa por las fiestas criollas que se extendían durante varios días con «pencas» , taba, naipe y generosas porciones de «caña blanca». La cercanía con la frontera brasileña desde siempre se ha hecho sentir , tanto por el abastecimiento de bebidas y comestibles , como por la presencia en viejos tiempos , de hacendados riograndenses que llegaban atraídos por las grandes ferias de ganados , motivando un movimiento muy particular .                                                                                          Mayoría absoluta 

En el año 1927 culminaron extensas gestiones de una activa Comisión Vecinal , que propugnaba por la integración del territorio de Florida y Treinta y Tres para Durazno .         La Corte Electoral dictó un Decreto con fecha mayo 31 de 1927 , donde se autorizaba la realización del plebiscito , señalando en su artículo 10 : «Las personas sin distinción de nacionalidad y sexo que deseen intervenir en el plebiscito deberán inscribirse previamente en el Registro que abrirá la Comisión Especial Plebiscitaria». Señalaba luego que «el período inscripcional comenzará el 5 de junio próximo y durará hasta el 28 del mismo mes»  Luego de establecer una serie de normas a las cuales deberían ajustarse los votantes , se expresaba : «Los Consejos Departamentales de Durazno , Florida y Treinta y Tres , podrán también intervenir por medio de igual número de delegados , en el contralor de todos los actos plebiscitarios» . La votación se cumplió el domingo 3 de julio de 1927, mediante voto secreto observando todas las formalidades que al respecto establecía la Ley de Elecciones con el particular ingrediente de que las mujeres tenían también derecho al voto , cosa que ocurría por primera vez en Sudamérica . Un interesante trabajo realizado por el Centro de Estudios Históricos de Cerro Chato, señala que la primer mujer en reivindicar su derecho a ejercer la ciudadanía fue una mujer de color , de 90 años , inmigrante del Brasil , llamada Rita Ribera .El plebiscito se realizó en total orden , salvo un manifiesto que dió a conocer una Comisión de Vecinos de Treinta y Tres en su mayoría integrada por damas lideradas por doña Bernardina Muñoz , quien ya tenía experiencia en estas lides , por cuanto había sido oradora en 1896 en oportunidad de la inauguración del club «Gumersindo Saravia» , origen de todas las revoluciones saravistas ; donde se cuestionaba duramente la realización de la consulta , expresándose en parte de la citada proclama «…..Nosotros tenemos un arma noble : la abstención . Hemos de esgrimirla Cerrochatenses para cruzar el paso a las burlonas turbas de reclutados que  quedarán absortas en su deleznable posición mercenaria». Luego decía:»….por el derecho de Treinta y Tres que flamea airosamente en todo el progreso de Cerro Chato; por el afecto a nuestra causa que es tan respetable como el mismo honor; por el decoro de nuestra democracia que aborrece las mascaradas electorales : Absteneos».  La Comisión de Mujeres de Durazno que realizó una fervorosa campaña electoral en favor de la unificación de todo el territorio para el citado departamento , estaba liderada por doña Modesta Fuentes de Soubirón , que en su momento mantuvo una áspera polémica con el diario «El País» a raíz de una publicación donde se ponía en tela de juicio la capacidad ciudadana de las mujeres y en especial de las de Cerro Chato. El ansiado día llegó y para bien de toda la localidad el clima electoral se vivió con espíritu de una elección nacional motivando una dinámica distinta en el pueblo . Cerrado el horario de votación se cumplió con la natural expectativa el escrutinio pudiéndose comprobar una clarísima victoria del sector que quería anexar todo el territorio para Durazno .Un oficio con fecha 4 de julio de 1927 que remitiera el Comité Pro Anexión de Cerro Chato a Durazno con la firma del Presidente del mismo señor Luis Soubirón y el Secretario Don Ramón Díaz ; comunicaba al entonces Presidente del Consejo de Administración de Durazno Don Alcides Aldama , los resultados del recuento de votos , señalándose que:»……en el acto plebiscitario realizado ayer en esta localidad, Durazno 354 votos; Florida 2 y un voto anulado por haberse hallado en el sobre tres listas distintas .El porcentaje de votos emitidos en relación al total de inscriptos asciende al 94 % y el porcentaje alcanzado en la inscripción , con relación al número de habilitados para inscribirse dentro de la zona plebiscitada , alcanzó al 75 % , porcentaje que también es superior a todo cálculo optimista , máxime teniendo en cuenta que el Comité de Treinta y Tres , proclamó la no inscripción , repartiendo un manifiesto de los que acompaño un ejemplar». Todo sigue como estaba . Los resultados del «sonado» plebiscito nunca fueron tomados en consideración por las autoridades de la época y la iniciativa de anexión se perdió en el tiempo manteniéndose hoy la misma situación que en 1927 , apreciándose en los pobladores un sentido de pertenencia comarcana producto de los indisolubles lazos que vinculan a los tres departamentos , en una suerte de integración no declarada oficialmente , pero que se verifica cotidianamente en el relacionamiento humano , cultural, comercial y hasta deportivo . Pesan en la localidad , las generaciones de italianos , españoles y otras de menor influencia que incorporaron sangre , vocación de libertad , cultura , espíritu de sacrificio y trabajo , contribuyendo en la zona a dar fisonomía vigorosa y particular a la nacionalidad forjada por las tradiciones artiguistas . Cerro Chato tiene actualmente alrededor de 3.500 habitantes y los servicios del Estado siguen funcionando en forma autónoma en cada porción departamental que comprende la localidad . Desde hace algunos años viene trabajando el Centro de Estudios Históricos , integrado por un grupo de inquietos vecinos , habiéndose realizado un «Relevamiento para el circuito turístico», en función de los atractivos naturales e históricos que la zona tiene … Y como para muestra basta un botón , citaremos algunos ; Lugar que fue escenario de la masacre de los Charrúas en la Batalla del Yí -Mojón , del Tratado de Permuta o de Madrid-Capilla de Farruco (donde Artigas se integró a los Blandengues), Estancia «El Cordobés» de Aparicio Saravia-Campo donde se libró la Batalla de Tupambaé , Capilla de «Santa Clara», Casa de Juana de Ibarborou en Santa Clara, Salto de Agua , monumento a Basilicio Saravia , Cementerio de «Santa Clara» entre otros, que hacen de la región de influencia de Cerro Chato un potencial polo de interés turístico de hechos que tienen una profunda y gloriosa vinculación histórica que resulta imperioso recordar , porque siempre es bueno tener presente a los prohombres de nuestra patria que ofrendaron su sangre , nutriendo con ella nuestras tierras para que , en libertad , se edificara un mundo más fraterno , solidario, tolerante y justo . Los «Cerrochatenses» tienen otro privilegio en su localidad , ya que es el único lugar del país , donde en un clásico boliche se puede «cantar» truco en Durazno y decir «quiero» en Treinta y Tres , ante la sorprendida mirada del parroquiano sentado en Florida , cuyo «tintillo» está al alcance de su mano ….pero en Durazno . Gracias !!

Saul Moises Piña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *