Vera Brittain.

En la semana del Día Internacional de la Mujer, escribo una breve biografía sobre Vera Brittain, de nacionalidad inglesa, nacida un 29 de diciembre de 1893, fallece el 29 de marzo de 1970.Escritora feminista y pacifista,escribe Testamento de juventud(1933), libro basado en sus experiencias como enfermera, durante la Primera Guerra Mundial. Nace en el seno de una familia adinerada, tuvo un único hermano y éste reunía a tres de sus mejores amigos en su casa, en verano, y Vera y ellos pasaban mucho tiempo juntos, solían nadar en un río, que pasaba por su propiedad. Una tarde al llegar del río, se encuentran con un enorme camión, estacionado en su casa con la imagen de un piano. El hermano le dice a Vera, mira !! me parece que hay sorpresa, Vera, le dice, con ese dinero podría pagarme un año en Oxford y entra sintiendo tristeza, cuándo el padre la ve, le pide que toque algo. Vera se sienta al piano, pero no desea tocar, le reprocha al padre su regalo y le dice que desea rendir el examen de admisión en la Universidad de Oxford, para ser escritora, a lo que éste responde: ¡ nunca te casarás!!.En aquellos años, los idiomas, los instrumentos, la poesía, en la clase media -alta, eran importantes para conseguir un buen marido,casi único objetivo de una mujer de 18 años. El hermano, encantado con el piano, accede a tocar una hermosa pieza, luego convence al padre para que deje que Vera, rinda el examen de admisión, alegando(en forma de ser accesible), que son tres años y por ser mujer, no recibirá ningún título. El padre accede y Vera se prepara sin tutor, luego viaja y rinde los exámenes correspondientes, el primero era para escribir en latín, ella no tenía idea, no conoce el idioma y lo escribe en alemán, al terminar le explica a la profesora, la cuál le contesta; está brillantemente redactado, lástima que no sea en latín. Terminan los días de exámenes y vuelve a la casa, esperando la carta, ésta llega y se la entrega al hermano y al verlo sonreír, sabe que es aceptada. Los cinco parten para la Universidad de Oxford, la alegría de todos por poder estudiar y verse frecuentemente es adorable. Las noticias alertan sobre una guerra, que supuestamente va a ser de corta duración y sin importancia. Estalla la Primera Guerra Mundial y los jóvenes corren a alistarse, contra la voluntad de algunos padres, Vera queda desvastada, su hermano, sus amigos partieron al frente de batalla, no puede quedarse quieta y se alista como enfermera. Se va enterando que van muriendo o quedan heridos de gravedad sus amigos, la lista de jóvenes caídos es enorme, el hermano es trasladado al frente, ella se traslada, encontrándose en una tienda, llena de alemanes moribundos que son atendidos por monjas y éstas, les amputan los miembros, para verlos morir después. Una noche, siente un moribundo que llamaba a una mujer, ella se acerca a la cama y el le habla con amor y dulzura, pensando que es la novia, ella le contesta en alemán, de ahí que Vera entiende que son todos hombres !! que nadie se conoce, que pelean una guerra absurda para el que batalla e importante sólo para los líderes que manejan la guerra, cómodos en sus butacas. Un día cualquiera, traen un lote de soldados ingleses casi todos muertos, ella se acerca y entre los gemidos siente que la llaman, busca en la pila humana, que dejaron tirada los propios ingleses y encuentra a su hermano y llama a sus colegas para buscar más sobrevivientes, encuentran sólo dos, casi muertos. Su hermano estaba herido, pero no grave, lo cura, pasan unos días, se recupera e inmediatamente lo mandan al frente dónde cae en batalla dos días después. Termina la guerra al poco tiempo y Vera no puede recuperarse de la muerte de su hermano. Regresa a su casa, un hogar deshecho, el padre con una mirada errante, la madre desquiciada. El hermano de Vera le había hecho jurar que cuándo terminara la guerra volvería a sus estudios, cumplió su palabra, se volvió una notable y famosa escritora. Testamento de Juventud es uno de sus libros, dónde relata la crueldad de la guerra y los millones de jóvenes que perdieron su vida.                                                     Guper.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *