Los ojos …. espejos del alma.

Siempre que notamos una mirada triste, debemos pensar en depresión. Como dice el dicho, los ojos son el espejo del alma y así es, en ellos reflejamos el dolor, el estrés y el agotamiento. El tema es que si hablamos de depresión , estamos hablando de una enfermedad grave que de no tratarse puede terminar con la vida del paciente.

Debemos tener en cuenta la edad, la situación por la que esta pasando el individuo, el perfil psicológico. Los niñ@s , los adolescentes, las personas de la tercera edad son los más vulnerables. Pero también las personas maduras que pierden su trabajo, las parejas que se separan, los fallecimientos y hay tantas causas que pueden llevar a una persona normal a desquiciarse . El uso de drogas, alcohol, incluso los medicamentos peligrosos que mandan los psiquiatras, todo debe de estar en perfecto orden. La contención familiar, el cariño y comprensión de los mismos son pilares fundamentales para salvar al sujeto.

Los ojos….. esos ojos que al mirarlos parecen idos, vacíos, que nos muestran una mirada errante, que mira a lo lejos buscando nada. Los padres deben vigilar a los hijos, amarlos, respetarlos y cuidarlos para que no caigan en adicciones con amigos problemáticos. Los factores genéticos (importante saberlos para saber si hay enfermedades psiquiátricas en la familia), el uso de sustancias como la marihuana que en el paciente con antecedentes depresivos congénitos se acentúa sobre todo en la adolescencia y con el abuso excesivo. Son observaciones que no pueden quedar en el olvido. Un/a paciente con problemas depresivos puede ser una bomba de tiempo, sobre todo si se llega a estar al borde de la línea en la cuál el individuo esta tan deprimido que comienza a pensar que su única salida para aliviar su dolor es la muerte. Hay pacientes que se sienten tan agobiados que no encuentran salida y comienzan a pensar en el suicidio. Hay países en los cuáles se le exige tanto a los hij@s , como por ejemplo : sacar tal nota en el examen, seguir una carrera que es el sueño del padre o madre, que al fracasar en el examen, simplemente no pueden abordar la situación y se suicidan. Les cuento el caso de una joven que tuvo un hijo a los quince años, vivía con sus padres(ambos trabajaban), ella era una excelente estudiante pero se enamoró, en su casa estaba permanentemente su hermana de 25 años con parálisis y síndrome de down, una joven que sus padres destinaron al olvido y la criaban como a un vegetal. Claudia la hermana, llegaba del liceo y la lavaba , le daba de comer, aseaba su cuarto, todo, absolutamente era el pilar de su hermana, los padres lo veían como algo natural. Al enamorarse sintió una válvula de escape, sintió una ilusión , una contención para su vida, la cuál estaba muy limitada. Al quedar embarazada le comentó a su novio y de la noche a la mañana no lo vio más. Cuándo lo comentó a sus padres , su madre simplemente dijo, criaras otro más, igual la casa la limpias tú, por esos solo estudias ! o que pensabas que sino te iba a dejar sin trabajar !, bueno ahora dejaras tus estudios y te dedicaras a la casa, tu hijo y tu hermana, así te ganaras tu pan ( es un caso real). Parece una mente medieval, pero sucedió en el siglo XXI. Claudia estudió hasta terminar  cuarto año de liceo con un embarazo de siete meses, pese a todo terminó sin exámenes y con 9. El bebé nació en febrero, tenía la ilusión de que sus padres la dejaran comenzar quinto año humanístico, su deseo era ser maestra. Pero no hubo suplicas que la ayudaran. Se transformó en una esclava de sus padres de su hermana y su hijo era lo que le daba alegría , ganas de continuar, crecía hermoso, sano, bueno pero el lastre que cargaba era tan enorme para su corta edad. Sus ojos comenzaron a quedar tristes, sin luz, opacos, su cuerpo cada vez más delgado, comenzó a fumar. Su hijo crecía hermoso, había cumplido cuatro años cuándo en un día feriado en el cuál había servido el desayuno a sus padres, aprontado el mate para los mismos, lavado, cambiado y alimentado a su hermana. Su hijo dormía plácidamente, era el único ser que le daba un poco de alegría. Luego de sacar la ropa del lavarropas, de mirar con sus lánguidos ojos a sus padres que tomaban mate, comían y reían tan afablemente, les comenta …. subo a la azotea a colgar la ropa(vivían en un apartamento décimo quinto piso), la madre contesta , haz lo que tienes que hacer y punto. Claudia toma el canasto con la ropa, sale a la azotea y sin pensarlo dos veces se tira al vacío. Los padres sienten ruidos de puertas, voces, sirenas, y protestan, el nieto se despierta, la madre de mala gana lo va a ver, diciendo ! esta Claudia inútil, …..de pronto golpean la puerta, abre tú le dice al marido, no seas como tu hija ! el resto lo adivinan cierto ? otra víctima del gran drama social que es la desigualdad, la violencia doméstica, el abandono, la falta de amor. Lo que siempre hacemos bien es criticar a los demás sin mirarnos a nosotros. Criticamos todo lo que nos da miedo, sin darnos cuenta que el destino de otros esta en nuestras manos y cuándo se trata de nuestra familia  ?? El tiempo corre, el reloj no se detiene por Claudia ni por otros nombres que fueron hermosas personas, que detuvieron su vida pensando que encontraban paz y un renacer sin dolor  !!  sin lastre !!! que pena, pero mientras leen esta página en varios lugares del mundo el suicidio cobra nuevas vidas. Gracias por su tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *