Conociéndonos

Los primeros tiempos de una pareja pueden ser muy tormentosos en vez del idilio que se supone . Conocerse y aceptarse en la convivencia y la intimidad tienen sus bemoles .

¿Qué hacer frente a un flamante marido maniático de la limpieza si somos la mar de desordenadas o viceversa ?  ¿Puede esto conspirar contra la felicidad ?

La respuesta es sí , siempre y cuando se convierta en un motivo de discusión constante que tal vez esconda otro conflicto : cómo empezar a pensar en dos ……. sin dejar de ser uno .

El temor a perder la libertad o la identidad frente a la persona que tanto queremos puede parecer descabellado pero es bastante común .

Por lo tanto , no hay mejor opción que conversarlo . Seguir conectados con los amigos , establecer pactos de convivencia y reírse mucho de las situaciones tragicómicas cotidianas es una buena fórmula , mientras llegamos a un acuerdo sin querer cambiar al otro .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *