El Poder del Optimismo

El pesimismo y el optimismo son elementos de la personalidad que tienen , fundamentalmente , una relación muy estrecha con la educación que hemos recibido y con el medio social en el que nos movemos .Existen estados de pesimismo generalizados . Bajo el prisma del optimismo y del pesimismo enfocamos los acontecimientos presentes y su repercución en el futuro . Éste es el aspecto fundamental de estos elementos anímicos : la proyección positiva o negativa en el tiempo .Es importante señalar que los extremos no son buenos y que la tendencia al equilibrio tiene que prevalecer en nuestra actitud frente a la vida . Esto no es nada sencillo y requiere de un trabajo interno dedicado si deseamos no ser marionetas de los acontecimientos imperantes .

Aunque podamos prever algunas dificultades y pensar en las posibles soluciones para aplicar cuando llega el momento , no siempre somos capaces de predecir de qué manera puede responder nuestro ánimo frente a la crisis y sus consecuencias . Sin embargo , esto no significa que estemos indefensos . Todos disponemos de recursos para hacerles frente o para minimizar su impacto . La clave reside en saber cuáles son y en conocerse mejor . Éstos son algunos consejos que lo pueden ayudar :

Aprender de la experiencia 

Tenemos que ser capaces de aprender de situaciones pasadas y mantenerlas presentes , en vez de tratar de olvidarlas . Así podremos saber cuál será nuestra reacción ante situaciones parecidas y utilizar la experiencia para manejarlas con éxito .

Aceptar los propios límites 

Hay personas que tienen una gran capacidad de respuesta ante las situaciones imprevistas . Otras , en cambio , necesitan tiempo para hacerse cargo de la situación y emprender una acción para afrontarla . Cada uno debe respetar y aceptar su margen .

Conocer los puntos débiles

Todos somos vulnerables ante diferentes estímulos . Conocer de antemano los lugares por los que resulta difícil circular , nos permite jugar con ventaja y organizar estrategias para evitar esos estímulos o dotarnos de sistemas de seguridad para protegernos ante su efecto .

Buscar recursos de apoyo

A algunas personas les resulta útil aislarse de los demás , mientras otros , en cambio , necesitan sentirse protegidos y ayudados por quienes están a su alrededor . Hay que ser realista y pensar qué es lo que puedo hacer ahora frente a un determinado problema .

La «fórmula» de la felicidad

El camino de la felicidad es parecido al de la autorrealización , que es satisfacer nuestras necesidades más elevadas . Según el psicoterapeuta Abraham Maslow , éstas sólo pueden realizarse si se han satisfecho antes las fundamentales . Existe una jerarquía de necesidades fisiológicas como el hambre y la sed . Después vienen la seguridad física y mental . Cuando satisfacemos estas necesidades primarias , podemos dirigir nuestra atención al amor y al sexo . En el siguiente eslabón se encuentran la estima de uno mismo y el éxito . En el nivel máximo están las exigencias de autorrealización , como el arte y la música .Aquellos que alcanzan el nivel más alto no tienen nunca un momento de tedio . Su vida está siempre llena de interés y significado . Su excelente salud espiritual y mental , fruto de haber llegado a la autorrealización , es un estado de felicidad adquirido que puede resumirse en las siguientes características :

Generan vitalidad. Están dotados de personalidad magnética , energía y entusiasmo.

Son personas realistas y reflexivas . Ven al mundo como es , y por eso son realistas en sus juicios .

Son sensibles a las necesidades de los demás . Tal vez porque han satisfecho sus propios deseos , están libres para ocuparse de los otros . Saben expresar solidaridad y participan .

Tienen personalidad . Sólo se suman al comportamiento general cuando lo consideran necesario .

Tienen gusto por la vida . Viven momento a momento y se toman cada día con espontaneidad .

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *