LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

La proclamación de la I I República española , en 1931 , llenó al país de esperanzas de renovación , pero éstas no tardaron en verse defraudadas . La clase política antepuso sus intereses partidistas y particularistas a la consolidación de un Estado moderno y democrático , pese a que éste se había dotado de una de las más avanzadas constituciones del momento , y el nuevo régimen comenzó a sufrir erosiones desde su mismo inicio . La legalidad constitucional fue sistemáticamente violada por los propios partidos republicanos , y menudearon los episodios violentos y los desórdenes (el más grave , el levantamiento en Asturias en 1934 , del que fueron responsables los socialistas)  La rebelión militar de julio de 1936 no fue más que la culminación de la destrucción de la convivencia nacional , que no pareció ser la preocupación prioritaria de derechas ni de izquierdas . 

Los militares sublevados no se proponían crear un nuevo Estado , pero la complejidad y alcance de las operaciones desembocaron en una larga y cruel guerra civil , que consumó el hundimiento de la República y la instauración de una dictadura llamada a tener una larga duración . Al comprobar los militares que habían provocado una guerra civil , escogieron a uno de ellos para reunir en su persona todos los poderes : el general Francisco Franco (1892 – 1975). Las causas de la contienda fratricida fueron internas ; sin embargo , el conflicto español no tardó en internacionalizarse . Los nazis y los fascistas apoyaron de inmediato a Franco . Los primeros , con el fin de utilizar a España como campo de pruebas para su nuevo armamento y para sus unidades . Y Mussolini  , porque en sus designios de reconstruir el área de influencia del Imperio romano figuraba un Mediterráneo transformado en un «lago italiano» . Las potencias democráticas , en cambio  se mostraron muy cautas , y en agosto de 1936 acordaron la no intervención , dejando con ello inerme a la República . La URSS estalinista sí acudió en su ayuda , con lo que la zona republicana no tardó en convertirse en «zona roja» . Los «nacionales» , como se llamó a los partidarios de Franco , mostraron unidad y mantuvieron la moral alta , con la retaguardia perfectamente abastecida . La República prefirió una vez más dirimir sus cuestiones partidistas antes que imponerse el objetivo prioritario de ganar la guerra . La población civil pasó grandes calamidades . El conflicto concluyó en 1939 , con el triunfo de Franco , que aglutinaba a diversas fuerzas conservadoras . Al principio , y por mimetismo con las potencias del Eje que le habían prestado ayuda , instauró un régimen que desplegaba toda la liturgia propia del fascismo , pero con el tiempo se fue distanciando de esos alardes , aunque nunca abandonó sus principios autoritarios y centralistas ni dejó de apoyarse en el ejército antes que en organizaciones políticas . A falta de una ideología propia , y con el ánimo de ganarse la respetabilidad internacional entre las clases conservadoras , el franquismo se proclamó católico y abrió el país a una omnipresente influencia de la Iglesia .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *