El DADAÍSMO

Hacia 1916 surgió en Zurich el movimiento dadá , paralelamente al cubismo y al surrealismo , y al amparo de la neutralidad suiza , que acogía a intelectuales y artistas exiliados . En el marco del Cabaret Voltaire se sucedieron las tertulias , así como provocadoras veladas teatrales y artísticas , protagonizadas por el poeta Tristan Tzara,        el escultor Hans Arp , el escritor Richard Hülsenbeck , Hugo Ball y Marcel Janco .                            Estos artistas sentían el deseo de expresar el rechazo hacia una «razón» y una «lógica»establecidas que habían posibilitado y consentido la crisis bélica de 1914 .                        Paralelamente , en Nueva York , se formaba en torno al fotógrafo Alfred Stieglitz un foco dadaísta , con Marcel Duchamp , que reivindicaba el absurdo en sus creaciones , y con Man Ray y Francis Picabia , éste más tarde , al establecerse en Suiza , conectado con el grupo de Zurich .El movimiento se extendió por diversas ciudades alemanas , como Berlín (Raoul Hausmann), Hannover (Kurt Schwitters) y Colonia (Max Ernst) . El movimiento dadá no tenía programa , ni unidad estilística , pero sí una idea común : la lucha contra lo establecido . Este movimiento de ruptura , radical y provocador , que retomaba el lema de Bakunin «la destrucción también es creación «, despreciaba el arte burgués , la cultura del capitalismo , y reivindicaba el azar como base de la creación artística . Por tanto , se abandonaron las estéticas tradicionales y la extraordinaria libertad creadora de los dadaístas se plasmó en collages, fotomontajes , objetos encontrados elevados a la categoría de obras de arte (ready-made) y pinto-esculturas . En 1922 , el propio Tristan Tzara ofició una oración fúnebre por dadá , que terminaba oficialmente con el movimiento .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *