Encina – Árbol de la península Ibérica

La encina es , sin duda, el árbol más representativo de la región mediterránea occidental.Su importancia para los ecosistemas de estas zonas es decisiva y su eliminación del paisaje , de forma natural o artificial por la mano del hombre , suele ser el preludio a un lento pero inexorable proceso de desertización.Se calcula que cerca del 80% de la superficie de la península Ibérica de hace sólo 2000 años estaba cubierta de encinas y sus parientes , los robles y alcornoques.El medio en el que la encina crece es duro y exigente , pero en su lenta evolución la especie ha logrado llegar a un grado de adaptación idóneo. En las frescas noches de mediados de otoño ,cuando el gran búho inicia su jornada diaria de caza , una familia de jabalíes desciende al encinar. Las bellotas ya maduras han caído al suelo y de ellas dan buena cuenta los hambrientos suidos; con su fuerte jeta desentierran las que han podido quedar ocultas y los pequeños jabatos corretean mientras saborean el dulce alimento. Sin embargo ,después de que se han ido , satisfecho el hambre, quedan todavía bellotas suficientes para alimentar al ciervo que acude a buscarlas , para caer bajo los dientes afilados de  ratones , lirones y muscardinos o ser degustadas por el fino paladar de una liebre.Incluso el ganado doméstico sabrá deleitarse con el fruto . Pero no sólo son las bellotas caídas las que atraen a los comensales . Las que aún penden de las ramas , a punto de caer una vez finalizada su maduración, son un bocado muy apreciado por torcaces , grullas y arrendajos.

No obstante,siempre quedan algunas bellotas a salvo, ya sea entre piedras , en una grieta , bajo un espino o enterradas por el pisotón accidental de una vaca , y si están entre  4 y 8 cm de profundidad encontrarán condiciones muy favorables para sobrevivir. Con la llegada de los fríos invernales se inicia en los tejidos de la bellota una febril actividad de división . Sus células comienzan a dividirse y poco tiempo después aparece una diminuta raíz que crece sin cesar, como si le faltara el tiempo .Y en efecto es así. Tiene que profundizar lo suficiente para llegar hasta las capas freáticas del terreno y tener acceso al agua imprescindible para su desarrollo. No dispone de excesivo tiempo ya que con la llegada del verano, el sol tórrido hace descender el nivel de las aguas subterráneas a gran profundidad.

El crecimiento hacia abajo va acompañando de otro en sentido contrario, y también más lento. Tras la aparición de las dos primeras hojitas la planta es capaz de iniciar la fotosíntesis . Ahora sólo necesita que la  dejen tranquila. Si una oveja no devora el tierno brote , al cabo de cuatro o cinco años la plantita habrá alcanzado una altura comprendida entre los 40 cm y el metro y medio. A los diez  años de aquella primera noche de otoño ya medirá entre 1 y 3 metros , y con esto aumentan también sus posibilidades de supervivencia. En años posteriores va elevando su talla y si su peor enemigo , el hombre armado de hacha o de motosierra , no trunca su prometedor futuro, al cabo de varios siglos (puede que hasta un milenio) será un majestuoso árbol de unos 25 metros de altura con una copa redondeada y tupida.

Hagamos ahora una breve descripción de la especie. Es un árbol o arbusto de tronco más o menos recto, con la corteza algo agrietada y de color gris o pardo . Las hojas tienen forma redondeada o lanceolada ,con el borde entero o espinoso , de color verde intenso por el haz y grisáseo por el envés , y caen cada 3 o 4 años , pero al no hacerlo todas a la vez , la planta permanece siempre verde .

¿ Por qué es tan importante la encina ? Lo dijimos al comienzo : ha alcanzado un grado de adaptación óptimo con el medio.Pero no es suficiente con que ella viva bien, su importancia radica en que es fuente de vida a su alrededor .

Por su rusticidad es capaz de crecer en cualquier tipo de suelo , siempre que no sea excesivamente húmedo, con lo cual contribuye de manera decisiva a evitar la erosión. Soporta los fuertes contrastes de temperatura del clima continental del centro de la península Ibérica ,sobrevive a la dura sequía del verano y sólo se detiene donde el clima se vuelve más húmedo y el suelo más fresco , cediendo entonces el paso a las hayas , los robles y los alcornoques . Su espesa copa permite anidar a multitud de pajarillos ,y entre sus raíces encuentran refugio pequeños mamíferos . Da sombra durante el estío , bajo la que los ciervos sestean y en invierno ,cuando escasean los alimentos , nutre a una amplia gama de especies como ya hemos visto .

Tiene,además , otras ventajas dignas de consideración : es un árbol de gran vitalidad , capaz de rebrotar incluso después de graves daños , y es asimismo muy resistente contra el fuego. Cuando arde un pinar , la encina sobrevive.

Para terminar mencionaremos una forma de encinar que en el occidente de la península Ibérica ocupa una posición destacada . La dehesa , equilibrio casi perfecto entre el bosque y la estepa , entre el crecimiento silvestre y el aprovechamiento por parte del hombre . Este consigue allí pastos para sus ganados, bellotas con las que alimentar a la piara de cerdos , madera que da un carbón excelente y es muy buena  para leña  ,y taninos de la corteza , que usa para curtir cueros y como astringente en medicina popular .

Fuente:Mi Universo . Biblioteca educativa y recreativa juvenil.

Realización editorial THEMA . CULTURAL S.A.

Este tema hermoso ,(uno de los tantos de Perales) ,el el cuál nombra La encina.

Yo quiero ser encina para darte sombra …… Gracias A todos  !!!!

Y en especial ,(no se enoje nadie,porfa!) a mis amigos Españoles  Gracias !!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *