Albahaca, aroma, sabor y propiedades medicinales.

La albahaca es una planta aromática muy popular en nuestra cocina que se compone de pequeñas hojas verdes,jugosas,con agradable e intenso sabor y aroma que la hace inconfundible.Es originaria de Asia,y desde la antigüedad ha sido utilizada para fines culinarios,pero también medicinales.Es una especia que es muy fácil de conseguir en cualquier supermercado o verdulería, también podemos cultivarla nosotros en cualquier recipiente, de cualquier tamaño, debido a que es una planta que tiene poca raíz y recuerden que es de estación, si la plantamos en una maceta y cuándo llegan los fríos la guardamos en un lugar con techo dónde tenga sol y tibieza, podemos tenerla todo el año.

La albahaca protege el sistema digestivo:su consumo ayuda a aliviar malestares estomacales,indigestiones y gases intestinales gracias a sus componentes que inhiben los efectos de las enzimas que dañan el sistema digestivo.Se toman hasta tres taza al día en infusión, las hojas deben estar secas.

Buena para el corazón:contiene minerales que nutren y protegen la salud cardiovascular, reducen el colesterol malo en sangre y mejoran la circulación. Refuerza el sistema inmunológico: sus hojas y aceite contienen propiedades antibacterianas y antibióticas que refuerzan el sistema inmune y colaboran para combatir y prevenir infecciones en el organismo. Es anti cancerígena: por sus propiedades antioxidantes y contenido de flavonoides y betacarotenos,controla los radicales libres que dañan las células combatiendo la aparición de algunos tipos de cáncer ya que protege al cuerpo de la oxidación. Combate el estrés: masticar sus hojas es utilizado para reducir la presencia de estrés y relajar el sistema nervioso. Además es considerada un remedio contra los dolores de cabeza. Protege los riñones: principalmente consumiéndola en forma de infusión es ideal para apoyar el funcionamiento renal,ya que posee un efecto diurético que ayuda a combatir la acumulación de líquidos y toxinas de sus tejidos. A su vez sus propiedades antioxidantes crean una barrera protectora frente al daño oxidativo y las toxinas, lo que disminuye el riesgo de padecer cálculos y enfermedades crónicas.

Guper.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *