La Depresión enmascarada

Cuando un estado depresivo se expresa a través de dolencias orgánicas.

Muchos síntomas que se expresan en forma de trastornos físicos – cefaleas , problemas digestivos o sexuales , etcétera .- son en realidad manifestaciones de una depresión oculta . No conocer esta posibilidad es estar a su merced .

Ya en los orígenes de la medicina occidental se hablaba de la tristeza como una posible enfermedad . Hipócrates (460 – 370 a.C.) intentó una definición de la melancolía al describirla como «una grave dolencia caracterizada por una intensa tristeza , originada por el efecto de la bilis negra sobre el cerebro «. Y en el «Corpus Hippocraticum» habla ya de un «tipus melancholius» : «El miedo y la tristeza , cuando duran mucho tiempo , constituyen una afección melancólica» (Hipócrates , Aforismos IV ,23 ) .

Es un hecho estadístico que la depresión ha aumentado en las últimas décadas , haciéndose más frecuentes las formas llamadas «enmascaradas» o monopolares. Parecerían estar ocupando el lugar de las antiguas neurosis y en particular las consideradas como histerias , que hoy se diagnostican cada vez menos .

Que es la depresión 

Puede definirse como una tristeza vital y profunda que envuelve al sujeto afectando finalmente a todas las esferas de sus relaciones , tanto interpersonales como internas -es decir , con los demás y consigo mismo – . Este «eje nuclear afectivo» , como lo definen los profesionales , puede asociarse a síntomas secundarios y pueden emerger otros estados emocionales como irritabilidad y ansiedad .

Aparte de estos cuadros depresivos clásicos se han descrito otros en los que , habiendo una base depresiva , la manifestación clínica es a través del plano somático y fácilmente pueden prestarse a un error de diagnóstico ; estas son las llamadas «enmascaradas» o»depresiones que somatizan» .

El doctor Juan Carlos Kusnetzoff nos explica :»El concepto general muestra que casi todas las personas -aunque no sean profesionales – conocen perfectamente bien lo que es un cuadro de tristeza o de depresión , caracterizado por el humor triste , el tono bajo de las situaciones afectivas como punto central , acompañado de algunas otras manifestaciones , por ejemplo trastornos de sueño o en la alimentación y algunos otros elementos no significativos . Ahora bien : en los últimos , digamos , treinta años , la depresión se ha escondido , se ha atrincherado detrás de algunos cuadros orgánicos más clásicos » .

Características generales 

Para entender este fenómeno , es necesario retroceder y buscar en la historia de este tipo de alteraciones emocionales .

«No es lo mismo – dice el doctor Kusnetzoff – la histeria de los finales del siglo XIX y comienzos del XX que la descripta por Freud , o la que aparece con posterioridad a la Segunda Guerra Mundial . Los grandiosos cuadros de la histeria que fueron capturados tan sapientemente  por Jean Martín Charcot y sus contemporáneos en las clínicas francesas, hoy son una rareza . Prácticamente no existen . ¿Qué ha ocurrido ? Que durante el transcurso de todo un siglo los cuadros psicológicos se adaptan a las lecturas circunstanciales que las distintas sociedades pueden otorgarle . A finales del siglo XIX la histeria tenía muchos puntos de contacto con la epilepsia . Tanto , que hay un cuadro descrito por Charcot que se llamaba histeroepilepsia . Porque los enfermos mentales «simulaban» -claro que en forma inconsciente -aspectos con fuertes componentes de tipo orgánico que hacían que los neurólogos de aquel entonces – ni siquiera existía la psicología como tales prestaran atención . Esto fue modificándose con el correr del tiempo . Y hoy la estructura de las razones por las cuales algunos cuadros muy frecuentes como la depresión pueden estar modificando su manifestación , se relaciona con las lecturas que la cultura hace sobre los mismos , que entonces tienen que «adaptarse» a las circunstancias . Siguiendo con este razonamiento , aparece lo que se llama la Depresión Enmascarada . Esta variante fue descrita ya en 1947 . A partir de entonces se trabajó en investigación , y muchos autores ampliaron el abanico de posibilidades de diagnóstico de Depresión Enmascarada , planteando la aparición de máscaras somáticas y máscaras psíquicas ,lo cual hace muy difícil establecer límites a esta clase de depresión .  Tres décadas atrás se logró consenso entre los investigadores al definir la Depresión Enmascarada como «aquellas manifestaciones de depresión en que los síntomas somáticos están en primer plano o en que los síntomas psíquicos están enmascarados » y se denominó Equivalentes Depresivos cuando faltan totalmente los síntomas depresivos .

Como se manifiesta

«Lo clásico – continúa Kusnetzoff – es que un paciente , de cualquier edad y condición , muestre trastornos frecuentes de cuadros muy conocidos ; cólicos hepáticos , cólicos vesiculares , dolores gástricos parecidos a las dispepsias gastríticas e inclusive ulcerosas , fuertes trastornos de tipo bronquial , inclusive cuadros asmatiformes que pueden pasar por un asma corriente . Estas manifestaciones hacen que el paciente no eluda asistir a un médico clínico , un neumonólogo o un gastroenterólogo . Concurren , son investigados , se les practica la revisación correspondiente , se les hacen los análisis de laboratorio – ecografías , tomografías computadas , resonancias magnéticas -. Y en la inmensa mayoría de los casos no se encuentra ningún tipo de correspondencia orgánica al respecto . Sin embargo , el cuadro persiste «. Los pacientes entonces son medicados , generalmente en forma sintomática – un betabloqueante para un cuadro asmatiforme , una sustancia alcalina para suprimir los dolores gástricos , un medicamento específico para suprimir los gases intestinales , un analgésico antiespasmódico para los dolores de tipo cólico vesicular – , y fuera de eso no se hace nada más . El cuadro se repite al tiempo , de la misma manera o con trastornos similares , y entonces viene una nueva recorrida de parte del paciente por el mismo círculo , quizá con otro profesional , que vuelve a pedir un examen físico completo y otra vez lo mismo , ausencia de registro orgánico . Hasta que en algún momento alguien decide ahondar un poco más en la historia de este paciente , incluye exámenes bioquímicos , y correlaciona algunos datos que pueden haber surgido tanto de su historia como , más importante aún , de su entorno – su familia , su pareja , etc .- Y aquí podemos encolumnar numerosos trastornos , desde la muerte de un familiar , la enfermedad aguda o crónica de alguien muy cercano , separaciones , discusiones frecuentes de pareja , en los últimos años con mucha fuerza el tema de la pérdida del trabajo , o algo también muy importante como es la amenaza de pérdida del trabajo , una espada de Damocles terriblemente estresante sobre la persona . Obviamente hay que incluir las pérdidas económicas , dificultades financieras , hipotecas , imposibilidad de pagar determinadas cuentas , etc . Dice el doctor Kusnetzoff : «Cuando uno le pregunta al paciente cuánto hace que presenta esos síntomas orgánicos y este responde , digamos , hace ocho meses , se impone la pregunta :¿ y qué pasó hace un año , año y medio , dos? . La respuesta del paciente es sistemática :»Nada» . ¿Por qué esta respuesta ? . Porque el paciente concurre a un profesional médico al que supone interesado en los trastornos de orden orgánico firmes , demostrables , físicos , fuertes. Entonces en este sentido , contesta «Nada». Y tiene razón desde ese punto de vista . Hasta que uno puede ahondar , explicándole que no importa que no le haya sucedido «nada» , que no haya tenido una infección o algo así , y centrar el interrogatorio sobre las condiciones de orden económico y social que rodean al paciente . Ahí , en ese caso , comienzan a emerger elementos que , valorados con precisión , empiezan a cobrar relevancia etiológica , es decir causal». El paciente comienza a tener estos problemas , y lo que en realidad se vería si uno «limpiara» los trastornos gástricos , respiratorios y demás , es que emergería en su verdadera magnitud una depresión , que se manifiesta a través se estos síntomas . El paciente no asocia esto . Si se le pregunta si estuvo deprimido contesta que no . Y para colmo , el cuadro puede darse sin ningún síntoma depresivo directo . Es decir , que no haya tristeza , o falta de apetito . Un posible caso , dentro de lo variado que puede ser el cuadro de una depresión enmascarada , es que no haya trastornos típicamente depresivos , pero sí síntomas físicos y no causas orgánicas.

El problema del diagnóstico

El profesional tiene que tener en mente la posibilidad de que aparte de los gérmenes , aparte de la posibilidad de heridas , de cálculos , etc ., pueda haber también factores de orden emocional desencadenados por las situaciones medio-ambientales a las cuales ninguno de nosotros puede escapar , y que inciden en forma directa o indirecta en cada persona . Como es un cuadro que tiene múltiples expresiones clínicas , es de difícil diagnóstico . Pero es posible plantear un esquema de puntos que son orientadores hacia el mismo :

1)  Desánimo casi todos los días y durante toda la jornada .

2) Sensible disminución del interés y del placer por todas o casi todas las actividades , casi todos los días y durante toda la jornada .

3) Síntomas  depresivos mitigados , como astenia ,anorexia , trastornos del sueño, etc . .

4) Insomnio o hiper-somnio (sueño excesivo) casi todos los días .

5) Agitación o retardo psicomotor .

6) Cansancio o falta de energía casi todos los días .

7) Personalidad melancólica .

8) Predisposición familiar .

9) Notable pérdida o aumento de peso en ausencia de dieta o bien considerable disminución o aumento del apetito .

10) Sentimientos de desvalorización o de culpa , excesivos e inmotivados .

11) Dificultad para pensar , para concentrarse , e indecisión .

12) Buena respuesta a antidepresivos , a psicoterapia o a ambos juntos .Dice Kusnetzoff : » Es raro que yo reciba alguien que esté haciendo su primera consulta . En general ya han consultado a dos , tres , cuatro profesionales distintos .Los variados análisis practicados muestran una excelencia de tipo fisiológico en el individuo , y sin embargo , este continúa con los problemas . Pues bien : este paciente es , al menos sospechoso de padecer una depresión enmascarada» . Toda persona debería tener en cuenta esta posibilidad . Si hay un dolor gástrico y un análisis muestra un problema en ese sentido , perfecto . Si no , hay que recordar que el síntoma puede relacionarse con una depresión .

Asesoramiento 

Dr . Juan Carlos Kusnetzoff . psiquiatra .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *