Una historia repetida :

La competencia entre madres e hijas ;

Existe desde los comienzos de la historia y quién no lo crea sólo tiene que asomarse a Electra , o tragedias que allá lejos y hace tiempo ya daban cuenta del asunto .

Hoy ,  las madres se ven más como una gran amiga que como una madre de hija adolescente . Se trata de la consecuencia natural de una sociedad cada vez más orientada a la juventud . Las madres de hoy usan las mismas ropas y peinados , hablan con idéntica jerga y en algún fin de semana hasta se pueden cruzar en un pub o en un boliche bailable . Incluso puede suceder que al día siguiente la mujer le cuente a su hija alguna intimidad de la noche anterior . 

Es cierto que las relaciones entre madres e hijas nunca fueron fáciles . Sin embargo , ahora , esta competencia se da en un marco distinto , básicamente a causa de dos motivaciones específicas  : 

1  )  Las diferencias entre adultos y adolescentes son más difusas que hace unos años . 

2 )   En plena era de culto al cuerpo , la competencia física está en primer plano , instalada con más garra debido a los milagros del bisturí .

La no aceptación de la pérdida de la juventud es clave . Los especialistas  dicen que el conflicto surge cuando unas se encuentran al borde de la menopausia y otras en el estallido hormonal . 

¿ Qué circunstancias empujan a esta situación ? 

*  Se manifiesta habitualmente en hogares en los que no hay una figura masculina que pueda atemperar los ánimos . 

*   Se da más en mujeres que no tuvieron un desarrollo profesional o laboral . .

Una respuesta a «Una historia repetida :»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *